The Coolslaw, la marca española con prendas personalizables

Susana García (Madrid, 1993), más conocida como Susana Banana en redes, es una de esas personalidades polifacéticas de la moda. Aunque muchos la etiqueten únicamente como influencer, pertenece a esa generación que acostumbra a tocar todos los campos, desde la fotografía, hasta la edición de vídeo, pasando por el estilismo o el modelaje. No hace falta más que echar un vistazo a su feed para confirmar que su verdadera pasión se encuentra entre agujas y cajas de costura. Hace pocos meses, Susana apostaba por su vocación (y también por aquello en lo que se ha formado), el diseño de moda, lanzando su propia firma.

Bajo el nombre de The Coolslaw, inspirado en las coles y en la relación que guardan con los diseños de la firma, por la forma, la rugosidad, el volumen y el color de las mismas y en la palabra inglesa para referirse a la ensalada de col (coleslaw), Susana recoge todo un universo ambientado en los 80 pero muy Z, lleno de telas satinadas, tonos pastel y grandes volúmenes.

Tal y como explica su fundadora, esta firma es la materialización de un sueño de la infancia que, ahora, ha surgido en mitad de una compleja situación: “Desde que era pequeña tenía la ilusión de crear mi marca de ropa, ahora es cuando realmente me doy cuenta de lo duro que es y de todo lo que conlleva”, explica. La firma, que lanzó su primera colección el pasado mes de julio, es totalmente made in Spain y sostenible, siendo todas las prendas limitadas.

En ella destacaban dos vestidos y tres tops con mangas intercambiables, el rasgo más emblemático de la firma. Con ello, The Coolslaw pretende hacer partícipe al comprador del proceso de diseño: Lo que queríamos conseguir a la hora de hacer mangas intercambiables es que el comprador tuviera protagonismo y se involucrara a la hora de elegir la prenda, que en cierto modo pudiera colaborar a la hora de crear su pieza ideal”, explica Susana.

“Quería crear una marca con una personalidad muy marcada, fresca, con colores llamativos, glitter, que tuviera un rollo muy fancy ochentero.”



En lo que se refiere a los precios, estos oscilan entre los 30 euros de una camiseta de la firma hasta los 270 del llamado vestido Six, uno de los más especiales creado en lamé con frunces y mangas abullonadas. Respecto al futuro de la firma, Susana nos cuenta que quiere terminar de lanzar esta primera colección y que, en un futuro, le gustaría poder llevar su firma a las pasarelas.




Fuente: Leer Artículo Completo