Ana de Armas y los secretos tras su piel perfecta

Si hay algo que destaca en el perfil de Instagram de Ana de Armas es, además de su piel perfecta, lo natural y espontánea que resulta a diario a través de los diferentes posts que comparte. Más allá de sesiones fotográficas o campañas con firmas de renombre, la actriz hispanocubana publica habitualmente selfies y posados sin apenas maquillaje presumiendo de su belleza natural, una belleza alabada de lado a lado del globo terráqueo. No es descabellado hablar de Ana como uno de los rostros más adorados dentro de Hollywood, su reciente fichaje como nueva embajadora de Estée Lauder es la mejor confirmación de ello.

No solo en las grandes citas sino a diario, a través de stories o de nuevas publicaciones en redes sociales, Ana da muestras del perfecto estado de su rostro, una tez sin imperfecciones, brillante e hidratada. Pero, ¿cómo lo consigue?

https://www.instagram.com/p/CEZqGEzjoyh

A post shared by A N A D E A R M A S (@ana_d_armas)

A pesar de que siempre ha puesto hincapié en el uso de cremas hidratantes y de productos de cuidado facial, su abuela fue su mejor referente, según ha manifestado en una reciente entrevista en Elle UK, a raíz de la cuarentena quiso aumentar más si cabe el tiempo dedicado a cuidarse, a sentirse bella.

“Ha sido un año muy intenso para todos y pensé que era importante encontrar una forma en la que pudiera crear un espacio para tomarme el tiempo necesario para pensar, meditar, estar bien y saludable, así que construí una sala de meditación“, explicaba. “Hago ejercicio casi todos los días y he aprendido a disfrutar de mi tiempo en el baño haciendo mi rutina de belleza, ¡mi ritual! Necesitas ese tiempo para ponerte las cremas, lavarte la cara…”, puntualizaba la actriz.

Además de ello, en lo que a maquillaje se refiere y como bien ha dejado claro en multitud de ocasiones en estas plataformas anteriormente nombradas, ella prefiere la sencillez. “Por lo general, me gusta un estilo ‘no make-up‘, muy, muy natural”, explicaba a la cabecera. “La mayoría de las veces me pongo tan solo un poco de corrector y luego rímel, y tal vez un poco de sombra de ojos muy natural y colorete”, añadía Ana. “Me gusta todo muy sutil pero lo suficiente para hacerme sentir despierta”, finalizaba diciendo.



Fuente: Leer Artículo Completo