Rafael Amaya se recupera de su adicción a las drogas

  • Rafael Amaya vuelve fugazmente a El señor de los Cielos
  • El actor estuvo fugado en Europa y Sudamérica durante meses.

    El que fuera el protagonista de El Señor de los Cielos y consiguiera el reconocimiento de todo el mundo artístico, Rafael Amaya, ha vuelto a la escena pública después de llevar meses desaparecido. El actor ha concedido una íntima entrevista a People en Español donde ha reconocido que se encontraba tratándose de su adicción a las drogas en una importante clínica mexicana donde ha sido protagonista de una gran evolución.

    “Rafa llegó como todos llegamos [a rehabilitación], diciendo que solo iba a estar unos días, que él le ponía poquito [a la droga]”, ha asegurado a la revista Julio César Chávez, ex boxeador y regente de la clínica donde se ha tratado el actor. “No se lo quisimos decir, pero sí llegó un poco psicótico, todavía creyéndose El señor de los cielos. Pero pasaron los días y ahora meses y la evolución de Rafa ha sido increíble”.

    Desde que terminara su participación en El Señor de los Cielos, Amaya asegura que ha estado viajando por Europa, Sudamérica y Centroamérica ataviado de gorras y barbas largas para no ser reconocido, y sin dar señales de vida ni explicaciones a ninguno de sus familiares y amigos. “Perdí mi paz interior, el amor que le tenía a mi familia, a mi trabajo. Poco a poco me fui sumergiendo en el fango oscuro del alcohol y las drogas, viviendo todos los excesos posibles habidos y por haber”, confiesa a la revista.

    https://www.instagram.com/p/BYLrh6Gj4iO/

    A post shared by Cuenta Oficial Rafael Amaya (@rafaelamayanunez)

    Hace sólo ocho meses Rafael Amaya llamó a su amigo Roberto Tapia en busca de ayuda. El también actor se unió a la hermana y el maganer de su amigo para convencerlo de que volviera a México con la excusa de grandes nuevos proyectos. Una vez allí lo llevaron interno a la clínica de César Chávez. “En el coche [de regreso] él venía llorando. [Yo] le estaba haciendo ver todas las cosas chingonas que tenía en su vida y [que] las estaba tirando [por la borda]”, recuerda Tapia para People en Español. Un gesto que aunque en el momento no lo supiera ver, Amaya agradece hoy profundamente: “Ahora ya tengo fe. Con todas las bendiciones que se han presentado otra vez siento que renací. Tengo fe, tengo amor, esperanza, planes. Tengo muchas cosas bonitas que antes tenía y no me daba cuenta porque definitivamente las personas con las que me rodeaba no eran buenas influencias”.

    Fuente: Leer Artículo Completo