Yin Yang, la tendencia de los 90 que vuelve a la moda en 2020

La moda no deja de tomar referencias prestadas de la década de los 90. Bien sea en forma de trucos de estilo, prendas concretas o fórmulas que ya se propusieron sobre las pasarelas de aquellos años. Este año hemos presenciado un regreso de los bolsos de silueta baguette, cropped tops, el tie dye o pantalones cargo que fueron un must have por aquel entonces. En el terreno de la belleza, fórmulas como las mechas rubias a contraste con una melena negra también han regresado por todo lo alto.

Ahora, parece haber una microtendencia emergente que coge uno de los emblemas hippies por excelencia (más allá del clásico símbolo de la paz): el yin yang. El conocido círculo que contrasta blanco y negro y cuyo concepto se basa en la existencia de dos fuerzas opuestas y complementarias se ha convertido en toda una inspiración para bisutería e incluso manicuras.

En Instagram, el símbolo del Yin Yang ha tomado fuerza este verano y la justificación de su éxito puede ir mucho más allá de la simple estética. La moda no es más que un reflejo de la sociedad del momento. En 2020, ha sido la emergencia sanitaria de la Covid 19 la que ha puesto todo patas arriba, cambiando por completo la percepción de la moda anterior. Desde lanzar a la primera línea las prendas más cómodas de inspiración sporty, hasta poner el foco en la sostenibilidad o transformar las semanas de la moda son algunos ejemplos de ello.

La recuperación del yin yang, por tanto, podría ser toda una declaración de intenciones de firmas como Staud, Paloma Wool, María Pascual o Loewe (que lo hizo en 2019) y que pretenden lanzar un mensaje de equilibrio y optimismo a través del estilo.

View this post on Instagram

☯️☯️☯️

A post shared by Nicole Huisman (@nicole_huisman) on

View this post on Instagram

The Olivia Yin Yang bag 🐈☯️

A post shared by paloma wool (@palomawool) on

View this post on Instagram

never grow up…. 🌸

A post shared by WILHELMINA GARCIA jewelry (@wilhelminagarcia) on


¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!




Fuente: Leer Artículo Completo