Sardinas, un tesoro en la cocina

  • Estos son los beneficios de las nueces: ¡inclúyelas en tu dieta!
  • El kale, tu mejor aliado para llevar una dieta sana y saludable

    Es uno de los pescados azules más consumidos en España junto al atún, el bonito, el salmón y el boquerón. Y no sólo porque suelen ser bastante económicas sino porque, según la Fundación Española de Nutrición, las sardinas “cubren casi el 100% de los objetivos nutricionales recomendados para la ingesta diaria de la población”.

    Su alto contenido en Vitamina B12, D y A lo convierte en un superalimento. Puede ser que seas consumidora habitual de este pescado, sin saber los beneficios que aporta al organismo. Si no lo eres, después de que te enumeremos todas sus propiedades, seguro que lo hace un fijo en tu dieta.

    Antioxidante, regenerador y antiinflamatorio

    Las sardinas contienen vitamina A, que ayuda a la reparación de los tejidos corporales y protege de las infecciones. Sus proteínas participan en la fabricación de células del sistema inmune. Unida a la B12 aumenta la vitalidad celular y orgánica. Además, son conocidas por sus altas cantidades de Omega-3 y Omega-6, que reducen la inflamación, siendo un buen aliado para mejorar enfermedades como la artritis reumatoide o la diabetes (debido a su bajo contenido en azúcares).

    Ideal para unos huesos sanos

    Contienen grandes cantidades de Vitamina D, que permite a absorción de calcio y su fijación en los huesos. También es uno de los pescados que más fósforo aporta, presente en huesos y dientes, y su contenido en magnesio ayuda el funcionamiento de huesos y músculos.

    Perfecta si estás intentado bajar de peso

    Las sardinas aceleran el metabolismo celular y por eso se recomienda en dietas para adelgazar. Además su aporte en vitaminas e mucho mayor que las calorías que contiene y son perfectas para cocinarlas al horno, asadas o a la plancha. A esto hay que sumar que su alto contenido en Omega-3 convierte a las sardinas en un protector en la aparición de enfermedades cardiovasculares.

    Fuente: Leer Artículo Completo