Rafa, el hijo de Martín Vázquez: cantante, futuro fisio y amante de los coches

Los años ochenta fueron los años de La Movida madrileña; bailábamos a ritmo de las canciones de Mecano y nos pasábamos horas frente a la televisión viendo las aventuras de un grupo de chicos en Verano Azul. También fue la década en la que España fue anfitriona del Mundial de Fútbol y en la que cinco futbolistas hicieron las delicias de los aficionados al Real Madrid. Se les llamó La Quinta del Buitre y estaba formada por el onubense Miguel Pardeza y los madrileños Emilio Butragueño, Míchel (Miguel González), Manolo Sanchís y Rafa Martín Vázquez.

Este último, nacido en la capital en 1965, comenzaba su carrera deportiva jugando al fútbol sala junto a sus compañeros en el colegio de los Escolapios cuando un buen día su entrenador, el padre Irineo, le dejó irse a la cantera del club blanco. Comenzó en el Castilla CF y pronto se convertía en el mejor jugador del Mundial Juvenil de 1981. Con 17 años debutaba en un partido oficial del Real Madrid contra el Murcia.

A post shared by Rafael Martin Vazquez (@rafamartinvazquez10) on

Martín Vázquez siempre fue discreto y educado, y en el Madrid cosechó grandes triunfos como seis trofeos de Liga y dos Copas de la UEFA. Además, la amistad entre los cinco futbolistas dura hasta hoy en día ya que juntos se convirtieron casi en un equipo invencible, logrando el récord de mayor cantidad de partidos invictos como local en el mundo. En 1990, Rafa fue traspasado al Torino llegando a ser en ese momento el extranjero mejor pagado de la Liga italiana. Allí llegó junto a sus padres, Rafael y Mari Cruz, que dejaron su vida en Madrid para acompañar a su hijo en su nueva aventura profesional.

Martín Vázquez se casó en 1992

Poco antes de marcharse a Italia, Rafa había conocido a Patricia Iglesias y tras dos años de noviazgo, el 20 de junio de 1992, la pareja contraía matrimonio, siendo Rafa el último de La Quinta en hacerlo (Míchel fue el primero cuatro años antes, y más tarde le siguieron Butragueño y Sanchís, el año anterior). Poco después de su luna de miel, Rafa y Patricia se mudaron a Francia tras el fichaje del futbolista por el Olympique de Marsella y tan solo dos meses después regresaban a Madrid, donde él celebraba una Copa del Rey y una Liga con el club blanco antes de dejar el club y fichar por el Deportivo de La Coruña. Luego jugó en México y en Alemania para retirarse definitivamente en 1999.

A post shared by R A F A M A R T I N (@rafamartin_i) on

Rafa hijo, un crack del balón

Justo ese año nacía su tercer hijo, Rafa, el último de los tres vástagos de Rafa y Patricia (tienen también dos hijas de 25 y 23 años). El hijo pequeño del exfutbolista heredaba desde muy niño la pasión por el deporte y concretamente por el fútbol, como muchos otros hijos de futbolistas (del hijo mayor de Raúl González al de Míchel o los tres de Zinedine Zidane o Simeone). Educado en el Liceo Europeo, centro privado bilingüe ubicado en La Moraleja y donde han estudiado entre otros los hijos de Ana Duato o José Coronado y cuya manera de educar a los jóvenes está inspirada en los principios pedagógicos de la Institución de Libre Enseñanza.

Ya en sus años de colegio, Rafa hijo comenzó a jugar al fútbol y luego pasó a formar parte de los alevines del Club Deportivo Canillas del barrio de Pinar del Rey, en el distrito de Hortaleza. Elegante con el toque de balón como su padre, Rafa intentó entrar en el Rayo Vallecano pero no tuvo suerte y no lo consiguió.Finalmente, estuvo jugando varios años en el Club Deportivo Ford, un equipo local de Madrid fundado por Manolo Sanchís, donde estuvo en las categorías juveniles hasta hace algo más de dos años.

A post shared by R A F A M A R T I N (@rafamartin_i) on

Su sueño es ser cantante

El hijo pequeño de Martín Vázquez estudia Fisioterapia en la Universidad San Pablo CEU de Madrid, la misma en la que estudió su hermana mayor Natalia. Pero sin duda, la gran pasión de Rafa, aparte del fútbol, es la música. El joven veinteañero suele subir a sus redes sociales videos suyos haciendo covers de otros artistas como Beret o JBalvin. Le encanta el reggaeton comercial a la hora de cantar y cada vez que tiene un ratito de tiempo libre se lo dedica a la música. Aunque aún no le ha surgido ninguna oportunidad profesional en esta materia, si le llegara no dudaría en ir a por ello.

View this post on Instagram

🌴 M A N I L V A 💦

A post shared by R A F A M A R T I N (@rafamartin_i) on

A post shared by R A F A M A R T I N (@rafamartin_i) on

Amante de los coches de lujo

Igual que su padre, a Rafa hijo le encantan los coches de alta gama. Hace unas semanas presumía en sus redes sociales de su nuevo ‘capricho’, un Golf Gti Performance blanco y son numerosas las fotos con otros automóviles de lujo. Además de esta afición, al hijo del que fuera uno de los integrantes de La Quinta del Buitre, también la gusta ir a esquiar con sus amigosa la exclusiva estación de Baqueira Beret en el Valle de Arán, en el Pirineo catalán.

A post shared by R A F A M A R T I N (@rafamartin_i) on

Para disfrutar del verano, la familia suele pasar las vacaciones estivales en Ibiza, la isla elegida por muchos de los futbolistas del Real Madrid (de Sergio Ramos a Zidane pasando por Míchel, el que fuera compañero de su padre en su etapa en el club de Florentino Pérez) de todas las épocas, pero tampoco se pierde unos días en algún beach club de Marbella. Además, Rafa, que ahora mismo está soltero, suele asistir con sus amigos al Santiago Bernabéu a ver a su equipo del alma, el Real Madrid.

View this post on Instagram

Enormes!

A post shared by R A F A M A R T I N (@rafamartin_i) on

A post shared by R A F A M A R T I N (@rafamartin_i) on

Íntimo de Luca Zidane

Uno de los grandes amigos del hijo de Rafa Martín Vázquez es otro hijo de un conocido futbolista. Se trata de Luca, el segundo hijo de Zinedine Zidane, actual entrenador del Real Madrid, y con él Rafa comparte cenas en Madrid, noches de fiesta y encuentros en bodas de amigos en común. Se conocen desde que eran niños porque son vecinos y ya de pequeños jugaban juntos. Ahora es probable que se vean menos, ya que Luca está viviendo en la zona residencial de El Sardinero en Santander tras ser traspasado al Racing hace algunos meses.

Fuente: Leer Artículo Completo