¿Por qué cuando nos aburrimos nos da sueño?

A todos nos ha pasado en algún momento de nuestras vidas. Estás en una reunión de trabajo y empiezas a notar como te aburres, momentos después los bostezos aparecen. O si estas viendo una película que no te interesa o en una cena en la que no te apetece estar, en todas estas situaciones tu cuerpo reacciona siempre igual ante el aburrimiento: te da sueño.

Un estudio publicado por la revista Nature Communications intenta explicar esta tendencia a quedarnos dormidos en ausencia de estímulos, como por ejemplo cuando nos aburrimos.

Investigadores del Instituto Internacional de Medicina del Sueño de la Universidad de Tsukaba (Japón) y del Departamento de Farmacología de la Facultad de Ciencias Médicas Básicas de la Universidad de Fudan (China) han descubierto que una parte del cerebro que está asociada a la motivación y el placer, el núcleo accubems, también puede producir sueño cuando no hay estímulos.

Los científicos utilizaron técnicas genéticas y ópticas para controlar las actividades de las neuronas del núcleo acumbens en ratones. Además, midieron los comportamientos que estaban mediados por dichas neuronas. Como resultado, el equipo descubrió que las neuronas del núcleo accumbens tienen una capacidad extremadamente fuerte de inducir el sueño; tan poderoso que no se diferencia del sueño que provocan los procesos circadianos y homeostáticos que mencionábamos al inicio del artículo.

Este tipo de sueño ‘natural’ se conoce como sueño de onda lenta, pues se caracteriza por la tensión lenta y de alto voltaje de las ondas cerebrales.

“La adenosina es un gran candidato para evocar el efecto de sueño en el núcleo accumbens”, señala Yo Oishi, autor principal de este proyecto. Desde hace tiempo se sabe que la adenosina representa un estado de deficiencia relativa de energía e induce el sueño a través de los receptores de adenosina. Un subtipo específico de receptores de adenosina, los receptores A2A, están muy presentes en el núcleo accumbens. De hecho, la cafeína, el psicoestimulante más consumido en el mundo, produce su efecto de excitación también en el núcleo accumbens al bloquear los receptores A2A.

Fuente: Leer Artículo Completo