Así consiguió Jessica Simpson perder 45 kilos tras su embarazo

Hace seis meses que la cantante dio a luz a su hijo y en este tiempo ha conseguido una de las recuperaciones posparto más rápidas de la historia: ha perdido 45 kilos gracias a un programa de dieta y entrenamiento. Ella misma lo contó el pasado mes de septiembre cuando subió una foto en su cuenta de Instagram. En ella aparecía con una figura estilizada, después de haber pedido peso a base de esta dieta y su entrenamento personal, algo poco usual a lo que nos tenía acostumbrados ya que durante el embarazo llegó a pesar más de 100 kilos.

“Estoy orgullosa de sentirme yo misma otra vez”, comentaba Simpson. “Elegí trabajar duro incluso cuando pensaba que era imposible”. Y es que aunque ya había pasado por dos embarazos más, ha sido en este tercero cuando peor lo ha pasado. Por eso decidió contactar con Harley Pasternak, su entrenador de toda la vida, para que le ayudase a bajar de peso.

Y ha sido este precisamente quien acaba de contar en una entrevista para el Daily Mail cómo consiguió adelgazar tanto Jessica Simpson: “No ha sido gracias a los ejercicios”, ha explicado. “No pierdes peso por hacer bíceps o lunges. Lo pierdes haciendo cambios en tu dieta, trabajando en tu alimentación”.

Las claves de la dieta de Jessica Simpson

Pasternak explicó que la alimentación que ha seguido la cantante es parte del método The Body Reset, que básicamente consiste en realizar tres comidas y dos tentempiés al día. “Proteínas, fibra y grasas saludables son los pilares”, dice el experto. Por eso en la dieta de Jessica Simpson no han faltado huevos, pollo, pescado, frutas, verduras y frutos secos. “Nunca pasó hambre, se concentró en conseguir lo que necesitaba”.

También ha contado que la cantante dejó por completo el alcohol: “Creo que no habría tenido tanto éxito en su transfomación física si hubiese seguido bebiendo”.

12.000 pasos al día para bajar de peso

El experto no ha profundizado en los ejercicios concretos que hizo la cantante, pero sí ha contado tres trucos que le ayudaron a conseguir sus objetivos. “Nos aseguramos de que Jessica diera, al menos, 12.000 pasos al día antes de irse a la cama, también de que durmiera un mínimo de siete horas cada noche y que se desenganchase de la tecnología durante una hora al día“, ha explicado.

“Por eso soy fan de llevar una pulsera fitness, porque es como tener tu propio gimnasio en la muñeca”, concluye.

Fuente: Leer Artículo Completo