Adiós al mito: el agua con limón en ayunas no ayuda a adelgazar

Durante años nos hemos aferrado a esta idea como si de una pócima mágica para adelgazar se tratase. Pero los expertos coinciden en que no es más que un bulo: beber agua con limón en ayunas no hace que pierdas peso. No existe ningún estudio científico que lo avale. Y como ya explicaba en su blog Boticaria García hace un tiempo: “Tampoco aumenta las defensas ni mucho menos depura o detoxifica”. Y lo mismo opinan desde el Harvard Medical School, donde publicaron un artículo desmontando la efectividad de las dietas detox, incluidas aquellas que tienen como base el jugo del limón.

Entonces, ¿por qué hay quien asegura que el agua con limón ayuda a adelgazar? Ahora que sabes que es un mito probablemente te lo preguntes. La respuesta reside, más que en el agua en sí, en los otros hábitos que la persona que se bebe el vaso tiende a adquirir. Normalmente el vaso de agua con limón viene acompañado de un mayor cuidado de la alimentación y la práctica de ejercicio, que es a lo que en realidad se debe el resultado de perder peso.

Eso sí, aunque la ciencia no avale su poder adelgazante, el agua con limón sí nos otorga otros beneficios. Para empezar, es una buena manera de hidratarnos nada más levantarnos, algo que nuestro organismo agradece después de las horas de sueño en las que no hemos consumido líquidos.

Por otro lado, el limón es una fruta rica en vitamina C y en fibra, y esto último sí puede ayudar a mejorar el tránsito de las personas que sufren estreñimiento. También contiene minerales y otras vitaminas (del grupo B y E) que pueden resultar interesantes. Por lo que no es desaconsejable dejar de tomarlo exprimido en agua, aunque sepamos que su efecto de cara a perder peso es simplemente placebo.

Fuente: Leer Artículo Completo