Estos son los sérums que le van mejor a tu piel a los 20, los 30 y los 40: elige tratamiento según tu edad

Nos gusta ampliar nuestras miras en los cosméticos más esenciales de la rutina ‘beauty’ diaria. Además de la protección solar, sobre la que poco hay que decir además de “pantalla total”, y tu producto limpiador favorito (¿jabón sólido? ¿espuma? ¿agua micelar?), tenemos el sérum como la tercera pata de un cuidado de la piel inteligente. ¿Más que la crema hidratante? Sí, mucho más. Porque los sérums incluyen en su formulación los principios activos que la piel está deseando recibir y, además, en su concentración ideal. Te lo decimos más claramente: si tienes que invertir extra en un producto, que sea el sérum. La aplicación está clara: después de la limpieza y el tónico y antes de la hidrantate y la protección solar. Lo que no es tan sencillo es elegir la formulación que más nos conviene. En esto, lo mejor es dejarse guiar por la edad.

Algunos consejos previos: si tu piel tiende a ser seca, tengas la edad que tengas te conviene un sérum con ácido hialurónico. Si buscas un efecto antiedad, escoge una fórmula con retinol. Pero si lo que te interesa es iluminar, opta por la vitamina C. ¿Que no tienes exactamente claro lo que necesitas? Guiémonos por la edad. A los 20 no te viene nada mal incorporar la vitamina A (retinol) para reforzar la producción de colágeno. Con un par de aplicaciones a la semana (mejor por las noches) es suficiente. A los 30, los signos de la edad comienzan a dejarse ver y es el momento ideal para atacar con los sérums. Los que incluyan vitamina C serán tus aliados para luchar contra la falta de luminosidad que puede comenzar a mostrar el rostro. Y, por supuesto, puedes continuar con tus sesiones de retinol nocturnas.

A los 40 años (y más allá), la piel merece toda la atención. Por eso, además del refuerzo de retinol (podemos ahora optar por concentraciones más altas, que ronden el 1%) y la vitamina C, nos conviene añadir el ácido hialurónico, un extra de hidratación que contrarresta la disminución de los estrógenos. Es cierto: el neceser se complica con muchos ingredientes. Pero existen formulaciones que integran dos principios activos y, además, podemos repartirlos sabiamente entre la mañana y la noche. Con los sérums pasa como con todos los cosméticos: no hacen milagros, pero usardos consistentemente son un regalo para la piel.

Fuente: Leer Artículo Completo