Así es como estaba afectando la mascarilla a las arrugas del contorno de labios y no te estabas dando cuenta

La mascarilla es ahora nuestro accesorio más utilizado y seguirá siéndolo todavía unos cuantos meses. Y es que es lo que nos previene realmente contra el contagio del coronavirus. Pero, a pesar de todo lo que hacen por nuestra salud y la de los demás, también tienen una cara B, y aunque nos protegen, le pasan factura a nuestra piel, ¿quién no ha oído hablar del maskné? Especialmente, a la que está más expuesta a ella: la zona de los labios.

Desde que usamos la mascarilla es probable que, además de tener los labios cortados e irritados, hayan salido más arrugas en el contorno de labios o las primeras pequeñas. Es decir, que el código de barras haya empeorado. “Hay un alto porcentaje de pacientes que consultan porque se notan los labios resecos, con pequeñas arruguitas en el contorno de los labios y el mentón, y con el surco nasogeniano más marcado. Además de con más pieles muertas e incluso con “boceras” (su nombre médico es queilitis). Se trata de una herida que aparece en la comisura, es dolorosa y dificulta la apertura de la boca, y se debe al crecimiento excesivo de hongos y bacterias por humedecerse los labios constantemente con saliva”, asegura la cirujana general y médico estético María Vicente.

¿Por qué salen más arrugas en el contorno de labios por la mascarilla?

Debemos tener en cuenta que en el interior de la mascarilla se produce una especie de microclima cargado de humedad de nuestra respiración, que suele ser por la nariz y por la boca, que reseca muchísimo la piel. Como la piel se seca, tendemos a hidratarla continuamente mojándonos los labios y “la saliva en contacto constante con los labios puede resecarlos y hacer que se agrieten”, cuenta la doctora María Vicente.

Pero este microclima cargado de humedad, provoca un efecto rebote. En un primer momento puede parecer que condensan la humedad, pero hay un efecto rebote. Como la mascarilla cierra esa zona del rostro, se produce una falta de oxigenación, que desencadena también en deshidratación. La respiración celular es la clave de la regeneración cutánea, y la disminución de esta función ralentiza la producción de colágeno y elastina.

A esta falta de hidratación hay que sumar que por la mascarilla se suda más y se transpira más, por lo que la piel de la zona de los labios termina resecándose. Y esto solo empeora con la bajada de temperaturas, que favorece la sensación de sequedad y agrieta los labios. La fricción de la tela con la piel también influye.

Soluciones

De la mascarilla no nos podemos deshacer, se ha hecho un objeto de primera necesidad, pero podemos seguir llevándola sin que esto suponga un daño para la piel. Podemos contrarrestar las consecuencias tanto antes como después.

Tratamientos

Podemos mantener la piel e intentar disimular el daño que ya está hecho y adelantarnos a las futuras arrugas. Para ello lo mejor será apostar por una crema rellenadora, que puede funcionar tanto para el contorno de ojos como de labios. Como este de Yves Rocher con Ficoide Glacial, una planta originaria del desierto sudafricano que es capaz de sobrevivir en las condiciones más extremas. Cuesta 12,60 euros.

Completa su acción con tratamiento específico de labios contra el envejecimiento. El Flawless Lips de Sepai, está formulado con Bakuchiol los repulpa y aumenta el volumen mientras reduce las líneas verticales y restaura la suavidad a la piel de la zona. Cuesta 78 euros.

Y para que las arrugas no se hagan demasiado profundas o para tratar esas que ya lo son, lo mejor es aplicar previamente un sérum de labios, como el Sérum Contorno de Labios Anti Código de Barras de Skinlabo .Repara, regenera y previene el envejecimiento rellenando las arrugas. Está formulado con Salvia del Mediterráneo, Manteca de Karité, Aceite de Rosa Mosqueta, una sinergia de vitaminas B3, B5, C y E, ácido hialurónico y argelina. Está disponible por 29 euros.

Medicina estética

Infiltración de ácido hialurónico contra la deshidratación: Consiste en pinchar ácido hialurónico en todo el contorno peribucal y en la mucosa si se quiere aumentar el labio. “Al mismo tiempo que hidratamos podemos realizar una recuperación del labio o un aumento de la mucosa labial (voluminización) junto con un relleno del surco nasogeniano para atenuarlo. La mascarilla va a evitar que nos vean la posible inflamación que se produce los primeros días o los moraditos que puedan surgir”, revela la cirujana general y médico estético Virtudes Ruíz. “El ácido hialurónico que se inyecta en esta zona tiene una gran elasticidad y capacidad de adaptación a todos los movimientos (acto de comer, besar, reír…)”, detalla la doctora. Los resultados tienen una duración de un año aproximadamente. Precio/sesión: desde 400 €.

Láser de plasma contra las arrugas peribucales: Es un gas ionizado que estimila la dermis con calor. “Elimina las marcas y las arruguitas del fumador y de la zona del mentón que no desaparecen tras los tratamientos con ácido hialurónico. Con una ventaja añadida: gracias a que llevamos puesta la mascarilla disimulamos las costritas que aparecen y permanecen durante 7 días”, asegura la Dra. María Vicente. Mejora las arrugas del labio superior y las comisuras durante un año aproximadamente. Precio/sesión: desde 250 €.




Fuente: Leer Artículo Completo