Taylor Swift le declara la guerra a Donald Trump y su tuit bate todos los récords de likes en su perfil: más de dos millones

La muerte de George Floyd no solo ha desatado una oleada de solidaridad y furia en las calles de las grandes ciudades estadounidenses, sino que ha impresionado enormemente a prácticamente todas las estrellas del pop, alineadas abiertamente con los llamamientos de Black Lives Matter para terminar con urgencia con el racismo. Taylor Swift, antaño acusada de tibieza a la hora de calificar las manifestaciones de Donald Trump, ha sido una de las cantantes que no ha podido evitar manifestar su indignación ante la gestión de su presidente de toda esta crisis. Con un solo tuit ha dejado meridianamente claro a sus fans cuál es su posición de cara a las próximas y trascendentales elecciones presidenciales de noviembre.

Su tuit no puede ser más contundente. Escribe Taylor Swift: “Tras alimentar el fuego de la supremacía blanca durante toda su presidencia, ¿aún tiene el descaro de fingir superioridad moral para amenazar con más violencia? ¿¿¿’Cuando empiezan los saqueos comienzan los disparos???’ No le votaremos en noviembre”. La cantante se refiere a un tuit en el que Donald Trump amenazó con combatir los saqueos nocturnos que se están produciendo en Washington, Los Angeles o Minneapolis permitiendo disparar a la policía y enviando tropas militares. Un tuit que ya es histórico, pues Twitter lo etiquetó con una advertencia que explica que es un tuit que “glorifica la violencia” y por ello “viola las reglas” de la red social.

No solo el desafortunado tuit de Donald Trump va a pasar a la pequela gran historia de las redes sociales. El tuit con el que Taylor Swift respondió a la amenaza presidencial ha batido todos los récords de likes en su perfil y ya supera los dos millones de corazones. De hecho, algunos analistas de la cultura pop han señalado que este podría ser “el tuit que eche abajo un presidente”. Una cambio radical con su actitud prudente durante las elecciones de 2016, cuando decidió no apoyar abiertamente ni a Trump ni a Hillary Clinton. En declaraciones a la revista ‘Vogue’ explicó así su decisión: “Trump convirtió el apoyo político de las celebrities en un arma. Sabía que manifestarme no iba a ayudar”.

Fuente: Leer Artículo Completo