Raquel Sáchez Silva denuncia a la familia de Mario Biondo por acoso

Han pasado siete años desde la muerte, envuelta en misterio, de Mario Biondo, marido de Raquel Sánchez Silva. Ella, siempre ha tratado de llevar con la mayor discreción posible el tema, pero la familia del fallecido sigue haciendo ruido en torno a un fallecimiento que ya se decretó, por parte de las instancias judiciales, había sido un suicidio.

Como decimos, los familiares del italiano o han cesado en su intento de reabrir el caso, a pesar de que la sentencia no admitía otra posibilidad que el hecho de que él se había quitado la vida. Estos insistían en la posibilidad de que una tercera persona hubiese intervenido en la muerte del cámara.

Ante este panorama y la insistencia de la familia, y tal y como ha informado Vanitatis, Raquel interponía el pasado 5 noviembre una denuncia ante la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional por el acoso al que se siente sometida. Un hecho que no le gustaría que se hubiese sabido, pero que se ha filtrado a la prensa.

Desde ABC han contactado con el entorno de Sánchez Silva, que ha manifestado: “Raquel ha interpuesto una demanda contra la familia de su marido. Quería que fuese un tema privado, por eso la filtración de la noticia le ha pillado desprevenida. El resto del proceso sea íntimo aunque no puede luchar contra las filtraciones“.

El hecho concreto que llevó a Raquel a dar este paso fue la emisión en la televisión italiana de una tertulia bajo el título ‘Mario Biondo: un suicidio inexplicable’. En el mismo se ofrecían imágenes inéditas del testimonio de la presentadora en presencia de fiscales italianos, en los juzgados de Plaza de Castilla. En las mismas se escuchaba a esta preguntar al juez por qué tenía que entregar su móvil, ya que forma parte de su vida privada.

En la denuncia consta que Sánchez Silva considera “un relato sensacionalista, lleno de mentiras y tergiversaciones” lo que se vio en ese espacio de la tele transalpina, y piensa emprender acciones legales para que cese el acoso, pero también para preservar su intimidad.

Fuente: Leer Artículo Completo