Tamara Falcó: "MasterChef ha sido el reto más difícil al que me he enfrentado"

Es complicado encontrar a alguien a quien Tamara Falcó no le resulte simpática. Quienes hasta ahora no la conocían demasiado están descubriendo estos días, gracias a ‘Masterchef’, a una mujer espontánea, con las cosas muy claras y sin filtros. Capaz de dejar a todo el mundo con la boca abierta con su sinceridad. Y quienes ya la conocían, solo constatan lo que habían percibido hace tiempo: que Tamara está llamada a ser mucho más que la hija de Isabel Preysler.

Hace unos días coincidimos con ella en la apertura del Ruinart Rosé Market, un mercado gastronómico efímero en Madrid en el que, por supuesto, nos habló de cocina, ahora que está tan metida en el mundillo, pero también de los proyectos que tiene en mente, que según dice son bastantes. Para empezar seguir con su marca de ropa, que tendrá nueva colección dentro de poco, aunque quienes la vistieran esa noche fuesen sus amigos de The 2nd Skin and Co., “Yo ayudé a fundar la marca”, dice orgullosa antes de destacar que es mentira, como se ha dicho, que su relación con los dos diseñadores de la firma sea mala. “Me llevo fenomenal con ellos, de hecho me han dejado cortar estos pantalones, que son los del showroom”.

El look remarcaba su nueva figura, más afilada que hace unos meses, algo que dice, ha sucedido porque “me estoy cuidando muchísimo, sobre todo la nutrición, pero la verdad es que en ‘MasterChef’ me han metido muchísima caña”. Y es que su entrada en el concurso ha supuesto toda una revelación. Quienes la conocen están sorprendidos de lo mucho que sabe de cocina y gastronomía y hasta la mismísima Isabel Preysler, “ha alucinado con lo mucho que me he esforzado”, comenta Tamara. Eso sí, aún no tiene plato estrella, aunque asegura que le gusta mucho ‘el pichón’.

Una chef en casa de Preysler

El programa se grabó hace unos meses, pero ella sigue cocinando, aunque no todos los días. Así que Ramona, la persona de confianza en casa de Preysler, sigue teniendo trabajo. “¡Bendita Ramona! Sigue estando ahí”, dice Tamara entre risas. “Es verdad que me meto más en la cocina pero lo que quiero es aprender a cocinar bien, porque MasterChef ha sido muy fuerte”.

Sobre el concurso dice que “ha sido el reto más difícil al que me he enfrentado. Es durísimo. Decía Carmen Lomana que ella ha estado también en ‘Supervivientes’ que es mucho más duro ‘MasterChef‘”. Pero no todo han sido momentos de estrés. También le ha dado tiempo a hacer grandes amigos.

De hecho defiende a Vicky Martín Berrocal a capa y espada. “Era súperbuena compañera. Amable, divertida… se lo tomaba con un poco de ligereza, lo cual es bastante de agradecer“, dice de la sevillana.

Por tener tiempo, en el programa hasta ha habido para que se rumoree con su tonteo con el chef Jordi Cruz, uno de los jurados del programa. “¿Qué pasa con Jordi? No sé de qué me estáis hablando”, decía entre risas. Resulta que se perdió en el programa en el que todo salió, porque su hermano “Enrique estaba mandando fotos de los niños”. Pero se ríe del asunto.

Eso sí, reconoce que es un hombre atractivo. “Es muy guapo y hay algo que tienen las personas que están hechas a sí mismas, como pueden ser muchos de los grandes chefs, que es una seguridad tremenda. Después de haber estado detrás en las cocinas de grandes restaurantes, miras con otros ojos el esfuerzo que supone estar ahí, entonces el punto de admiración claro que lo tengo, pero sigue siendo mi juez”.

Ella confirma que en este momento no tiene pareja, que no la busca, pero que tampoco le importaría encontrarla. Aunque eso nunca ha sido óbice para afirmar sin ningún tipo de duda: “Estoy pasando por un momento muy bueno, así que es razón para brindar”.

Fuente: Leer Artículo Completo