Nuria Roca: "A Esty le encanta explorar los lados oscuros de la vida. Yo soy mucho más miedica"

Dos mujeres que aparentemente no tienen nada que ver se unen para una aventura sobre ruedas atravesando la parte más profunda de los Estados Unidos. El resultado de la experiencia es el ‘Road Trip’ que emite la cadena TNT con un sinfín de situaciones de lo más variopintas. De lo que pasó dentro y fuera de ese coche hablamos con sus protagonistas Nuria Roca y Esty Quesada (@soyunapringada).

Corazón ¿Se puede saber de quién ha sido la idea de juntarlas en este Road Trip dado que ni se conocían ni tienen nada que ver una con la otra?

Nuria Roca Realmente no sé quién tuvo la brillante idea, dado que ha sido una experiencia fantástica y te diré que nos conocimos por primera vez el día de rodaje.

Esty Quesada Era una experiencia con dos personas diferentes. Creo que se trataba de eso.

C. ¿Y usted sabía quién era Nuria Roca?

E. Q. Obvio. He visto mucho la tele y la considero un icono de este país

N. R. Yo tenía referencias de Esty por mi hijo mayor, que me enseñó algunos de sus vídeos y me reí mucho. Y es que su humor me encanta, pero hasta ahí llegó mi conocimiento de ella. Cuando me hablaron del proyecto y que lo haríamos juntas opté por no tener más información y lanzarme a vivir la aventura. No quería ir con prejuicios o montarme mi película, sino que la aventura fuera lo más real posible y que pasara lo que tuviera que pasar.

E. Q. A mí en cuanto me dijeron que el programa se rodaba en Estados Unidos dije que sí, aunque me llevaran para fusilarme. Solo he viajado a Francia, Alemania y Londres y conocer Estados Unidos era el sueño de mi vida

C. ¿Y se cumplió su sueño una vez allí o fue más bien una pesadilla?

E. Q. Ha superado con mucho mis expectativas porque nos llevaron a sitios muy raros, nada que ver con los típicos.

N. R. Fíjate que yo sí que conozco los Estados Unidos y donde nos han llevado han sido a lugares que no me esperaba, la América profunda. Era la costa Este pero en rutas muy diferentes a las que hace la gente. Hemos parado en pueblos de médiums o dentro de una tribu africana que tenía sus propias leyes al margen de lo que dictaminen los Estados Unidos y hasta en un lago de cocodrilos. Han sido sitios muy peculiares y ha sido una visión muy diferente la que me he llevado.

E. Q. Es la América real que está debajo de toda la mugre. Fuimos a un bar que había hasta cabezas de ciervo. Es probable que a mí me fusilen si pasara más de un año, pero volvería encantada, aunque para vivir yo no dejo Madrid ni loca.

N. R. Hace ocho años sopesamos mudarnos a Dakota del Sur, donde pasé un año de estudiante, y creí que era un contraste muy interesante con nuestra vida en Madrid. Lo que ocurrió es que al final tuvimos que abortar la operación porque era tan impresionante y complicado el papeleo que desistimos. Hay tanto que acreditar que optamos por aplazarlo y encima en ese momento nos tentaron con el proyecto del programa de radio que tuvimos y no podíamos rechazar.

Es la primera vez que voy al psicólogo. antes no tenía dinero y nadie me quería llevar”

Esty Quesada

C. No se conocen de nada y se meten a rodar juntas en un coche para convivir durante 17 días juntas. Supongo no habrá sido todo tan maravilloso.

N. R. A muchos les cuesta creer que hayamos encajado, pero es que ha sido así.

E. Q. Me preguntas por momentos malos y te diré que no ha habido. Hemos estado cansadas, pero poco más.

N. R. Yo pasé mucho calor en Miami, no me gustó nada, pero la convivencia, con un equipo además de quince personas, era todo un reto ya que no soy de las que me voy de viaje con nadie, soy poco sociable para esas cosas.

E. Q. Te diré que me he sorprendido a mí misma con la convivencia porque creí que iba a acabar hasta los coj…. Pero no. Es verdad que cuando llegué a mi casa de Madrid estuve dos semanas encerrada sin ver a nadie para compensar.

C. ¿Qué destacarían una de la otra?

N. R. Teníamos un choque generacional por nuestras edades —47 y 25— y eso marca ciertas diferencias, además de nuestros estilos de vida, pero en el viaje acabas entendiendo que todos tenemos nuestras partes de miseria, luz o miedos y cada una los saca cuando cree. De Esty me ha sorprendido su sentido del humor y que es una tía muy valiente y tiene la suerte de que le importa una mierda lo que opinen los demás.

E. Q. Si me importaran los demás no podría llevar la vida que tengo. Soy como me muestro, no hay diferencias delante o detrás de las cámaras. De Nuria me ha gustado que sea muy auténtica y aunque yo muestre más la oscuridad y ella la luz, al final las dos somos mujeres complejas y completas que encajamos en mucho.

N. R. También hemos funcionado porque Esty tiene paciencia y yo tengo edad. En alguna ocasión si ha salido mi lado de madre, sobre todo cuando me contaba sus cosas y pensaba en mis hijos, pero hemos hablado mucho en tantas horas de coche que cuando te sueltas todo sale muy natural. A Esty le encanta explorar los lados oscuros de la vida y tiene valor para hacerlo, yo soy mucho más miedica.

E. Q. Lo que ocurre es que a la generación anterior le daba miedo morir y a la mía nos da miedo no vivir. Mi miedo es no vivir y si me muero viviendo pues adelante.

C. Esty, en redes sociales es todo un fenómeno con el nombre de @soyunapringada. ¿Qué opina su familia de su estilo de vida?

E. Realmente nada. Mi padre falleció, pero te diré que hablo más con él que con mi madre. Hago ouija con él y se verá en el programa. Sé que es verdad y por eso creo totalmente.

C. ¿También han hablado de sus amores en esas largas carreteras norteamericanas?

E. Pues sí, de mi ex con el que la cosa no está bien. Me consuelo porque tengo mis crashers, gente que me gusta y alegra, pero te aclaro que no practico sexo  porque en ese sentido soy muy clásica y no me va el sexo casual. Tiene que ser siempre con amor. Lo que me pasa es que tuve una pareja durante un año y medio que me ha dejado traumatizada con pesadillas. Estaba loco y fue muy duro porque me las hacía pasar canutas, pero al final le eché de mi casa y salió de mi vida porque le tenía ahí acoplado. Vivo sola con Viruta, mi gata.

hemos funcionado porque Esty tiene paciencia y yo tengo edad

Nuria roca

C. ¿Y es verdad, Nuria, que usted y su marido Juan del Val son una pareja de lo más liberal y abierta?

N. R. Mis amigos se sorprenden con cierta fama que nos han puesto porque dicen que siempre nos han visto como una pareja de lo más tradicional y están alucinados. A veces salen unos titulares sacados de contexto y se monta una película que resulta difícil pararla.

E. Q. Es verdad que lo de los titulares es muy peligroso porque menuda la que se lió cuando en una entrevista larguísima dije de broma que Hitler era un soñador, y van y titulan con eso.

N. R. Volviendo a mi matrimonio, te aseguro que somos muy fieles, pero es verdad que hemos evolucionado y entendemos la pareja con plena libertad, por eso estamos donde queremos estar, que en este momento es en casa. No concibo la pareja como una forma de posesión ni que sea para toda la vida sino se siente así. ¿Tu te crees que si yo tuviera una lista de ‘invitados’ no habrían salido? Somos una pareja que hemos evolucionado juntos

C. ¿Quién conducía todo el tiempo?

N. R. Yo porque Esty no sabe conducir y dice que no le apetece.

C. ¿Un recuerdo especial de este viaje?

E. Q. He cumplido mi sueño de ir a Baltimore, la tierra madre del director de cine John Walters. Pude empaparme de todo su universo y en un capítulo se verá una cosa muy fuerte que hago cuando recreo una famosa escena muy escatológica de una de sus películas.

C. Usted se hizo polémica con el vídeo viral que hizo en su canal de Youtube cuando habló de Carlota Corredera con el término «gorda traicionera». ¿Ha podido conocerla y saber cómo reaccionó ante sus argumentos?

E. Q. Me da igual conocerla, pero si ella quiere, pues vale. No me arrepiento porque mantengo siempre todo lo que digo. Creo que no le gustó mucho, pero soy así. Muchas personas me suelen decir que gracias por poner voz a sus pensamientos. Tal vez mi manera de ser es fruto de una rabia contenida que la saco hacia los demás porque no se puede vivir con eso dentro. No soy un personaje como algunos creen, soy yo y reconozco que no tenía ninguna expectativa con la vida. Simplemente pensaba a ver cuándo me iba a suicidar. Ahora solo lo pienso algunos días. He estado más de un año con una psicóloga que me acaba de dar el alta y la quiero mucho. La veo de vez en cuando para contarle mis cosas. Es la primera vez que hago terapia porque antes no tenía dinero y nadie me quería llevar.

Fuente: Leer Artículo Completo