Neva: "Es necesario visibilizar todos los casos de violencia de género en los medios"

‘Flor de lirio’ nace el 3 de enero. Yo me despierto súperfeliz con el comienzo del año y, de pronto veo en las noticias que ha sido asesinada la primera mujer víctima de la violencia de género en 2019. En ese momento, con esa rabia, con esa furia y empatizando con esa familia, nace esa canción, porque me salió como un suspiro: la cree en menos de 15 minutos”. Las palabras son de Neva, una cantautora que lleva en esto de la música apenas un año, pero que es consciente de que la música debe ser herramienta y vehículo para lanzar mensajes que ayuden a crear una sociedad más justa.

Hoy, 25 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Y hoy, también, se estrena esta canción que pretende hacer entender que “cada mujer tendríamos una flor de lirio que podemos usar cuándo, dónde y con quién nos dé la gana, sin que nadie tenga derecho a robárnosla o marchitándonosla”.

“Cada vez se hace más por la violencia de género, pero queda mucho por hacer. Por eso quería poner mi granito de arena, usar el arte como herramienta para que se nos escuche y se use como herramienta para luchar”, opina esta gaditana afincada en Madrid, que añade que “las canciones reivindicativas funcionan. Que hacen que la gente se movilice, que luchemos más. No podía no usar mi música a favor de esto”.

No podemos vivir como si esto no estuviese pasado”

Neva asegura que “es necesario visibilizar todos los casos de violencia de género en los medios de comunicación, porque, si no, no sabemos a lo que nos enfrentamos. Tenemos que ser conscientes de que el problema está ahí y que es grave”. Aunque reflexiona sobre el único ‘pero’ que le encuentra: “Sí que es verdad que yo, por ejemplo, el miedo que paso por la calle sola, cada vez es mayor y se alimente de estas noticias”. Lo hace antes volver al optimismo que le caracteriza y a la conciencia social que le mueve: “Pero no podemos vivir como si esto no estuviese pasado”.

Con estas pequeñas pinceladas sabemos que es de Cádiz y que se dedica a cantar, pero, ¿el qué? “Normalmente, mis canciones suelen ser muy positivas y muy alegres. Mi primer ‘single’ se llamaba ‘Menos mal que aún no te quiero’, que era como viendo el lado positivo de una historia que salió mal. Venía a decir que, al menos que aún no te quería y te fuiste a tiempo. Por eso, ‘Flor de lirio’ es tan importante para mí, porque marca un antes y un después en la carrera de Neva”, nos cuenta, a modo de pequeña sinopsis para que la conozcamos.

Su primer disco, ‘Sin permiso’, nació en marzo, pero recuerda cómo, para ella, la música ha sido una constante desde que tiene uso de razón: “En mi familia casi todos son música y, siempre que nos reunimos, hay una guitarra y hay cante. Además, llevo toda la vida bailando, soy bailarina, y creo que el movimiento y la danza me ha aportado mucho a mi carrera de ahora. Esas tablas que tengo, de haber estado toda la vida en un escenario, las uso ahora para cantar”.

Y, si algo tiene claro ahora mismo, es que, el dinero “es ilusión”. Lo hace antes de mostrar su opinión sobre los ‘talent show’ y su proliferación en televisión: “Son un escaparate muy bueno para gente que quieren llegar con su arte a mucha gente. Yo, sin embargo, prefiero ir descubriendo el camino poco a poco, porque por el camino se aprenden muchas cosas que, a lo mejor, si un programa me coloca en a cima, me voy a perder”. Y, sin perder el tono alegre que recorre toda la charla, añade: “Soy cantautora, quiero pasar por salas emblemáticas de la ciudad en la que vivo y experimentar ese proceso. Son dos caminos diferentes, ninguno mejor que el otro”.

Antes de terminar, y de recordar que en enero tocará en Madrid (el día 30, en la sala Moby Dick, puedes comprar las entradas pinchando aquí), nos cuenta cuál cree que es la clave para que sus pasos sigan ese recorrido hacia delante en el camino que ha elegido: “Hay que tener un poco de cabeza, porque si no, no llegas a ningún lado. Siempre hay que tener un día libre a la semana, pero es verdad que, al principio, te dan ganas de darlo todo, que no haya horarios. Pero hay que gestionarse bien. Yo, por ejemplo, sigo bailando y las clases de la mañana me sirven para desconectar”.

Fuente: Leer Artículo Completo