Los príncipes Guillermo y Harry, unidos de nuevo gracias a Diana de Gales

El próximo 1 de julio se llevará a cabo un homenaje en memoria de Diana de Gales, justo el día en el que la recordada esposa del príncipe Carlos de Inglaterra hubiese cumplido 60 años. Con todas las miradas puestas en este acto conmemorativo tan especial para sus seres queridos, el pasado viernes el príncipe Harry aterrizó en Londres a bordo de un avión procedente de Los Ángeles, ciudad en la que reside junto a su esposa, Meghan Markle, y sus dos hijos, Archie y Lilibet. Gracias a unas imágenes publicadas por The Daily Mirror pudimos conocer que el duque de Sussex fue recogido en el aeropuerto de Heathow por un furgón para ser trasladado a Frogmore Cottage, residencia en la que está guardando la cuarentena obligatoria de cinco días que exige el gobierno de Reino Unido con motivo de la pandemia por coronavirus.

La última vez que el príncipe Harry puso un pie en la capital británica fue hace dos meses y medio, cuando se dejó ver en el funeral de su abuelo, el duque de Edimburgo. Debido a la tensa relación que mantiene con su hermano, el príncipe Guillermo, la expectación es máxima por ver cómo se comportan en el inminente tributo, puesto que ya en el funeral de Felipe de Edimburgo se apreció una actitud distante entre los dos.

De hecho, según asegura el periodista experto en la familia real británica Robert Lacey, al terminar las exequias, Guillermo y Harry acabaron discutiendo de forma acalorada. “Allí estaban, echándose a la garganta del otro tan ferozmente como siempre. La rabia y la ira entre los dos se han vuelto increíblemente profundas. Se han dicho demasiadas cosas duras e hirientes”, asegura.

Este mismo periodista es el que recientemente ha desvelado el origen de la enemistad entre los dos príncipes. Aunque siempre se ha pensado que Guillermo se molestó con Harry por la polémica entrevista concedida a Oprah Winfrey, en la que junto a Meghan Markle criticaba abiertamente algunos aspectos de la familia real británica, al parecer, el conflicto venía de lejos.

Más en concreto, desde el mismo día en el que el primogénito del príncipe Carlos se enteró de la existencia de un informe, recogido por el jefe de comunicaciones del Palacio de Kensington, Jason Knauf, en el que se recogían las quejas de algunos miembros del personal del palacio al sentirse “humillados” por la duquesa de Sussex, a la que acusaban de dirigirse a ellos de muy malas formas. En ese momento, el duque de Cambridge puso el grito en el cielo, pidiéndole rápidamente explicaciones a su hermano, quien no dudó en ponerse de parte de su esposa.

Una estatua de Diana Spencer

Tal y como se ha confirmado, el homenaje en honor a Lady Di, que se celebrará en los jardines del Palacio de Kensington, tendrá como colofón final el descubrimiento de una estatua de la fallecida. La obra ha sido encargada al prestigioso escultor Ian Rank-Broadley. Pese a que la intención inicial de la familia Spencer era la de reunir a un centenar de personas, debido a las restricciones por la pandemia han tenido que reducir drásticamente la lista de invitados, quedándose tan solo con los imprescindibles.


Fuente: Leer Artículo Completo