Jennie Garth habla sobre 'Sensación de Vivir'

Sensación de Vivir’ fue una de las series que marcó a las adolescentes de los años 90. La vida de un grupo de jóvenes que vivía en maravillosas mansiones en Beverly Hills y acudía al West Beverly Hills High School era la protagonista de esta telenovela juvenil que trató temas como la violación, el alcoholismo, el embarazo y el abuso de drogas. Mucho de lo que ocurría en el set de rodaje afectó profundamente a sus actores, tal y como ha reflejado una de sus protagonistas, Jennie Garth, que daba vida a Kelly Taylor, en el podcast 9021OMG.

“Era un tiempo y una edad diferente y nos dio a las niñas muchos mensajes contradictorios. Yo, durante muchos años, luché con [eso]”, ha argumentado Garth. En su caso se tradujo en ser especialmente competitiva. “Mucho de lo que sucedió en ese set nos moldeó en todas direcciones. Pero creo que cuando era adolescente el programa sacó a relucir una parte supercompetitiva de mí al estar en ese entorno en el que era juzgada por mi apariencia o cómo me veía con un atuendo”, explicó la protagonista de la serie.

Garth compartía protagonismo con las actrices Shannen Doherty, Tori Spelling y Gabrielle Carteris y en el podcast ha reconocido que se sintió amenazada por ellas. “Si soy honesta, creo que el programa me enseñó a sentirme amenazada por otras chicas, ser amenazada por otras mujeres y ser más competitiva porque quería la aprobación o atención de nuestras coprotagonistas”, explicó.

La actriz, que participó en el spin-off de la serie, reconoció que no fue fácil romper con estos traumas. “Me incomodó a un nivel más profundo y no fue hasta más tarde cuando me di cuenta que el problema no era por las otras chicas. ¿Y por qué alguna vez hice de ellas un enemigo en mi mente?”, reflexionó Garth.

Jennie Garth no es la única actriz que ha hablado sobre cómo le afectó la serie. Su compañera de reparto, Tori Spelling, también reveló hace unos meses en Instagram cómo el programa había afectado a su autoestima, pues la gente se metía con la forma de sus ojos y la llamaban rana y ojos de insecto.

Spelling relató cómo se pasó años pidiendo a los maquilladores en los sets de rodaje que disimularan el tamaño de sus ojos y cómo incluso llegó a mostrar en cámara solo un lado de su cara por temor a los comentarios hirientes.




Fuente: Leer Artículo Completo