Iker Casillas vuelve a sonreír

Estamos a tres semanas de que se cumpla el primer aniversario de ese infarto que nos encogió el alma y que le cambio la vida a Iker Casillas. Ha pasado tiempos muy complicados y los tiene muy recientes. Así que, es una voz más que autorizada para, ahora, en medio de la zozobra que pueden sentir nuestras cabezas tras cuatro semanas confinados, mandar un mensaje en positivo.

Porque él es la viva imagen de que, a pesar de los obstáculos del camino, se puede sonreír otra vez. Y lo demuestra. Junto a una foto en la que se le ve con gesto relajado en su casa, que es donde debemos estar todos, el que fuera capitán de la Selección española de fútbol escribe: “Vuelvo a sonreír. Pensamiento positivo, Seremos felices pronto. Os mando mil abrazos y os doy las buenas noches a todos”.

Por supuesto, su mujer, Sara Carbonero, y sus dos hijos, Martín y Lucas, tienen mucho que ver en que haya sido capaz de recuperar la felicidad. También esos amigos con los que se reúne, como tantos españoles, a través de videollamada durante estos días, para hacer el confinamiento un poco menos desesperante.

“Resulta que hasta hace muy poco quedamos todos un día en salir y tomar algo. Algunos venían contentos, otros más reacios y alguno casi se había liberado de tensión en casa. (hablando de broma). Ahora lo que se lleva es quedar otra vez pero… De una manera diferente“, escribe el portero al lado de una imagen en la que muestra esa pandilla con la que se junta para recordar que, fuera, hay más gente que lo está pasando como nosotros. Y que son capaces de sacarnos esa sonrisa que Iker ha recuperado.

View this post on Instagram

Resulta que hasta hace muy poco quedamos todos un día en salir y tomar algo. Algunos venían contentos, otros más reacios y alguno casi se había liberado de tensión en casa. (hablando de broma). 😏. Ahora lo que se lleva es quedar otra vez pero… De una manera dIferente. Avisamos a la hora de cenar que nuestros amigos han marcado cita para hoy en este confinamiento tan estresante. Lo vendemos así para que nuestras parejas se sientan más relajadas. No den importancia a nuestra quedada. Nos vamos todos, yo en mi caso, al comedor y ahí… Tablet y auriculares. Lo demás, ya lo hacen el resto. Vaya tecnología por el amor bendito!! Un vinito alguno, un cicarrito… En fin, como si sales de copas. Al final te hace sentir bien. Ver las caras de los colegas, nos despedimos. Adios Hasta otra!

A post shared by Iker Casillas (@ikercasillas) on


Fuente: Leer Artículo Completo