Documentos falsos y psicosis por los teléfonos pinchados: ¿estaba la entrevista de Diana que sacudió a la corona basada en un engaño?

La reveladora entrevista que Diana concedió al periodista Martin Bashir del programa Panorama de la BBC fue la primicia televisiva que resquebrajó siglos de tradición. Ahora, unos 25 años después, se afirma que Bashir engañó al hermano de Diana para asegurarse la participación de la princesa.

Casi 23 millones de espectadores siguieron la retransmisión en 1995, producida después de la ruptura del matrimonio de Diana con el príncipe Carlos, y vieron a Lady Di pronunciar aquellas palabras ahora inmortales: "Éramos tres en este matrimonio", en referencia a Camilla Parker Bowles. El programa fue considerado un gran logro para Bashir, lo que loo llevó a sucesivas entrevistas de alto perfil con personas como Michael Jackson, además de ser visto como un catalizador para el comienzo de los procedimientos de divorcio entre Carlos y Diana.

Según el Sunday Times, pruebas recién halladas indican que la BBC obtuvo acceso a Diana bajo un pretexto falso y haciendo uso de extractos bancarios falsos. También se alega que Bashir aprovechó las preocupaciones de Diana de que sus conversaciones privadas pudieran haber sido manipuladas por los servicios secretos para asegurar su reunión secreta con la princesa.

Según los informes, el periodista le mostró al hermano de Diana, Earl Spencer, dos extractos bancarios falsos mientras buscaba concertar una reunión con su hermana. Una investigación interna de la BBC realizada en 1996 concluyó que los documentos no ayudaron en última instancia a Bashir a obtener la entrevista. El informe decía: "La BBC ha podido, de forma independiente, verificar que estos documentos no se utilizaron, lo que no tuvo ninguna relación, directa o indirecta, con la entrevista de Panorama con la princesa de Gales". La investigación fue supervisada en parte por Tony. Hall, entonces director de noticias y actualidad de la BBC, quien se retiró como director general en agosto de este año.

Sin embargo, ahora se ha informado que Bashir afirmó que una fuente de los servicios de seguridad le había dado los falsos extractos. Los documentos parecían sugerir que uno de los exempleados de Spencer vendía información sobre la familia. Una fuente descrita como "cercana a la familia Spencer" alega que Bashir se puso en contacto por primera vez con el conde tres meses antes de que se emitiera la entrevista y le dijo que estaba investigando el comportamiento de los medios. Se dice que llamó a la secretaria de Spencer en agosto de 1995, antes de visitar la residencia familiar, Althorp House, a fines de ese mes. Durante el viaje, presuntamente hizo acusaciones contra periodistas, figuras del círculo real y empleados del MI5.

Esto llevó a Earl Spencer a concertar una reunión con él, Diana y Bashir, que tuvo lugar en el piso de un amigo en Londres en septiembre de 1995. Fue en esta reunión cuando Spencer, quien presuntamente tomó notas del encuentro, se dice que comenzó a creer que Diana debía tener cuidado con Bashir porque sus acusaciones parecían inverosímiles. El "amigo de la familia" relató que Spencer se disculpó posteriormente con su hermana y dijo de Bashir: "Es horrible". La fuente agregó que los extractos bancarios eran, contrariamente a la investigación interna de 1996, clave para que Bashir asegurara la reunión con Diana, afirmando: que "sin Spencer, Bashir no habría llegado a ella".

En ese momento, Diana estaba cada vez más preocupada de que sus actividades estuvieran siendo monitoreadas, y el productor de cine y examigo Lord Puttnam declaró: “Ella creía absolutamente que los servicios de seguridad la estaban espiando o vigilándola. No tengo forma de saber si es cierto o no”. Por lo tanto, los extractos bancarios falsos de Bashir, que la BBC confirmó posteriormente que eran falsos, potencialmente explotaron estas preocupaciones. Dichos extractos detallaban pagos por un total de 10.500 libras (11.560 euros), supuestamente (pero no realmente) realizados a Alan Waller, el exjefe de seguridad de Spencer, del grupo de periódicos News International (entonces compañía matriz del Sunday Times), y una compañía offshore desconocida, Penfold Consultants.

The Mail on Sunday publicó copias de los documentos falsificados en 1996, cuando salió a la luz que Bashir había encargado a uno de los diseñadores gráficos de la BBC que trabajara toda la noche para completarlos, unas semanas antes de la entrevista. Más tarde, la BBC afirmó que se crearon para una investigación separada e interrumpida. Sin embargo, en su libro de 2004, Diana: In Pursuit of Love, Andrew Morton alegó que Bashir le mostró las declaraciones falsas tanto a Diana como a su hermano. Esto fue posteriormente negado por la BBC y Bashir.

The Sunday Times también revela que algunos de los amigos de Diana intentaron evitar que ella diera la entrevista. Se dice que Lord Puttnam visitó el palacio de Kensington con el alto funcionario Sir Hayden Phillips, quien entonces estaba a cargo del departamento de cultura, solo dos semanas antes de que se grabara la entrevista, y le suplicó que no siguiera adelante. Puttnam y Phillips, en cambio, buscaron trazar otro camino, diciéndole a Diana que podría convertirse en la princesa Grace de Mónaco, actuando como una figura eminente en el mundo del arte. Se dice que los dos hombres abandonaron la reunión pensando que habían convencido a Diana. Sin embargo, este aparentemente no fue el caso y la princesa luego grabó su entrevista con Bashir el 5 de noviembre.

Se dice que Diana tuvo la idea de ofrecer su propio relato de su vida y matrimonio después de la entrevista de Carlos con Jonathan Dimbleby un año antes, en la que admitió haber tenido una aventura. Según las informaciones, la entrevista de Bashir se grabó sin el conocimiento del entonces presidente de la BBC, Marmaduke Hussey. Su esposa, Susan, era miembro de la casa real y sigue siendo dama de honor de la reina. Enojado de que hubiera seguido adelante sin su consentimiento, se dice que Hussey intentó posteriormente deshacerse del entonces director general, John Birt.

También hubo una serie de preocupaciones en ese momento sobre cómo Bashir se había ganado la confianza de Diana, lo que provocó la investigación interna. En un libro del difunto periodista Richard Lindley sobre la historia de Panorama, Anne Sloman, miembro del personal senior de la BBC, quien interrogó a Bashir en Broadcasting House, declaró: “Fue una tontería.Eso no le consiguió la entrevista; por qué lo hizo, sólo Dios lo sabe".

Contactado por el Sunday Times, la BBC dijo que Bashir no se encuentra bien y que no podría responder. Un representante declaró: “Las cuestiones relacionadas con la entrevista de Panorama con la princesa de Gales y, en particular, la ‘simulación’ de los extractos bancarios, fueron cubiertos por la prensa en ese momento. Los registros de la BBC del período indican que Martin le había explicado a la BBC que los documentos se habían mostrado a Earl Spencer, y que no se los habían mostrado a la princesa de Gales. Los registros internos de la BBC de la época indican que Martin había conocido a la princesa de Gales antes de que existiera la documentación simulada. Estos relatos también dicen que la princesa de Gales confirmó por escrito que estos documentos no influyeron en su decisión de conceder [la entrevista] ".

La controvertida entrevista se examina con más detalle en un próximo documental, Diana: La entrevista que conmocionó al mundo, que se transmitirá en Reino Unido el 11 de octubre.

Artículo publicado en Tatler y traducido. Acceda al original aquí.

Fuente: Leer Artículo Completo