Brooke Shields: superviviente de mil polémicas

Llevábamos mucho sin saber de ella hasta que ha decidido subir a Instagram un par de fotos en bikini. A los 54 años está impresionante. Ha publicado también dos vídeos entrenando que lo explican todo. Ahí está la actriz, colgada de los pies o sujetada por su entrenador, haciendo abdominales cabeza abajo. O como ella escribe: “Desafiando a la gravedad en el gimnasio”.

Quizá sorprenda más pensar que lleva toda la vida trabajando. Empezó como modelo a los 11 meses y tuvo tanto éxito, que la prestigiosa agencia Ford abrió un departamento infantil solo para ella.

Su madre, Teri Shields, dirigió su carrera y le sacó dinero a Brooke hasta antes de nacer, ya que cuando se quedó embarazada, la familia del padre, con ascendencia aristocrática, le dio una cantidad para que abortara. Pero ella decidió quedársela y tener a la niña.

Brooke debutó en el cine a los 12 años con un papel de prostituta en ‘La pequeña’ con escenas que hoy resultarían impensables. Su siguiente polémica, a los 14, fue una campaña para Calvin Kein que prohibieron varias cadenas de televisión y que su eslogan decía: “¿Quieres saber que hay entre mis vaqueros y yo? Nada”.

Recibió un premio Rizzie a la peor actriz por su papel en ‘El lago azul’

A los 15 llegó su película más famosa, ‘El lago azul’. Contaba la historia de dos adolescentes en una isla desierta y estaba llena de desnudos. Brooke incluso tuvo que testificar en el Congreso de Estados Unidos y confirmar que se habían utilizado dobles de cuerpo para las imágenes más comprometidas. La cinta le sirvió también para ganar el premio Razzie a la peor actriz.

Detrás de las cámaras, ella presumía de seguir siendo virgen y no mentía, ya que no mantuvo relaciones sexuales hasta los 22 años. Le tocó soportar la complicada relación con su madre. Teri tenía problemas con el alcohol y no siempre tomó las mejores decisiones profesionales, ni la trató de la mejor manera como madre. “Ella llegaba borracha y decía: “¿por qué no mueves tu culo gordo?” Así que yo siempre he creído que tenía el culo gordo”, contó en 2018 para explicar la inseguridad que siente con su cuerpo.

Su relación más cuestionada fue con Michael Jackson. Se conocieron cuando ella tenia 13 años y él 21. Conectaron al instante y aparecieron juntos en multitud de ocasiones, aunque no vivieron la situación de la misma forma. Para ella fue solo un amigo, mientras que él aseguró de Brooke: “Fue uno de los amores de mi vida”, y le pidió matrimonio varias veces.

La actriz rechazó también a Donald Trump a finales de los 90, más o menos la misma época en la que se estaba divorciando del tenista Andre Agassi. “Me ignoraba cuando perdía y si ganaba, se iba directo al siguiente torneo”, contó de un matrimonio que duró solo dos años y que estuvo marcado por las adicciones de él.

Desde 2001 está casada con el productor Chris Henchy, con el que tiene dos hijas, de 13 y 16 años. Tras el nacimiento de la primera, Brooke sufrió una profunda depresión postparto.

Fuente: Leer Artículo Completo