Analizamos los nombres de los bebés de Pilar Rubio y Sophie Turner : lo que quieren decir y lo que dicen de su padres

Las redes sociales son un mundo cruel, muy cruel, aunque con la debida distancia dan la ocasión de unas lecciones valiosísimas para quien carece de perspectiva. De hecho, las personas acostumbradas a mirar al mundo solamente desde sus zapatos (y quizá famosos) pueden contrastar sus ideas con decenas de visiones distintas. A veces, como en el caso que nos ocupa, pueden presentar una opinión casi unánime. Hablamos del nombre que Pilar Rubio y el futbolista Sergio Ramos le han puesto a su cuarto hijo: Máximo Adriano. En Twitter, este asunto lleva varios días reinando en lo viral como el destape definitivo de la autoimagen que la pareja tiene de sí misma. Puede que ni ellos mismos lo hayan pensado y tood haya sido una casualidad del inconsciente, pero el hecho no tiene vuelta de hoja: Rubio y Ramos no tienen hijos, tienen emperadores romanos.

En realidad, todo parece fruto de un plan más o menos meditado. El primer hijo de la pareja se llama como su padre, Sergio, una opción tradicional en muchísimas familias que optan por perpetuar el nombre del cabeza de familia. Su segundo hijo ya se llama Marco, con lo que estamos entre Marco Antonio, el mítico general romano, y Marco Aurelio, autor de las “Meditaciones” y nacido en Córdoba. Su tercer hijo, Alejandro, lleva el nombre de emperador por antonomasia: Alejandro Magno, y de los tres emperadores de Rusia. Con Máximo Adriano completan su equipo imperial, con la alusión a Adriano, el emperador hispanoromano. Parece que Máximo hace referencia al gladiador de “Gladiator”. Quedan claros los sueños de grandeza de estos padres para con sus hijos, empoderados desde su nacimiento. Las redes se ríen, claro, porque cuando te pasas de vueltas con el empoderamiento puedes caer en los pretencioso y hasta en lo ridículo.

Todo lo contrario ha sucedido con Sophie Turner y Joe Jonas, padres primerizos que han recibido a su primera hija también estos días. La pareja ha decidido llamar a su bebé con el sencillísimo y precioso Willa, un nombre de origen germánico que puede traducirse como “protegida por una armadura” o “protegida frente a todo”. Probablemente es un nombre que Sophie conoció durante su trabajo en “Juego de tronos”, pues varios personajes muy secundarios adoptaron este significativo nombre. No se puede expresar mejor el deseo de proteger ante todo al pequeñito ser que traes al mundo, sobre todo en un momento tan preocupante como este. Esta decisión dice mucho de una pareja como Sophie y Joe, conscientes y conectados con el planeta que habitan. Mucha diferencia con la ensoñación de poder de Sergio Ramos y Pilar Rubio, ¿verdad?

Fuente: Leer Artículo Completo