Alejandra Rubio y Carmen Borrego, ¡se acabó la paz!

Cuando pensábamos que las cosas entre tía y sobrina estaban arregladas, Alejandra Rubio y Carmen Borrego se encuentran enfrentadas otra vez. Alejandra se ha enfrentado a uno de sus días más complicadas en el programa. Parecía que todos los frentes abiertos iban encauzados contra ella. La hija de Terelu Campos primero ha tenido que hacer frente a su última polémica con Kiko Matamoros. “Se ha pasado, ya le pedí perdón. Me puse súper nerviosa porque tengo buena relación con él, le tengo cariño y para mí, me dolieron sus palabras por si se rompía nuestra relación”, dice Alejandra. Luego Kiko le dijo que lo sentía, que se había pasado y ella se justificó diciendo que lleva poco en el medio y no supo cómo salir de la situación. Y es que Kiko acusó a Alejandra de ser su fuente en el enfrentamiento con su tía.

Esto ha provocado un nuevo enfrentamiento en el plató, pues en el vídeo Kiko asegura que su fuente es ella pero Alejandra dice que eso lo desmintió él más tarde. Y es que si ella es la fuente sería la persona que le dijo a Kiko que su tía Carmen le tenía envidia.“Yo con él no he hablado de mi tía Carmen”.

Tía y sobrina empiezan a elevar el tono, pues Alejandra le dice a su tía que se vea bien los vídeos y esto no le sienta nada bien. “A ver si vemos los vídeos”, le espetaba Alejandra a su tía. Unas palabras que no sentaban nada bien a Carmen torno su rostro adoptando una actitud muy seria. Y finalmente acababa amenazando a Alejandra: “No vuelvas a sembrar la duda sobre mí porque igual la que no hablo soy yo”.

“Háblame en otro tono”, le pedía visiblemente enfadada Carmen a su sobrina. : “Ella sabrá lo que va diciendo o no. No voy a entrar en ese juego”. Alejandra terminaba su intervención alegando que no pensaba hablar más al respecto: “Voy a respetar a mi familia y a mi madre que está hasta aquí”, afirmaba dejando entrever el hartazgo de Terelu Campos. “¡Yo también estoy hasta aquí!”, replicaba Carmen gritando a su sobrina.

Al ver a su sobrina, derrumbada después de este rapapolvo, Carmen daba la cara por ella: “Mi ayuda y mi apoyo lo tienes de manera incondicional“. Tras estas palabras de sus tía, con lágrimas en los ojos, por verse desbordaba por la situación acababa pidiendo perdón a su tía: “Quiero pedir perdón por como me he puesto. Pero ya estoy cansada“, terminaba explicando Alejandra.

Fuente: Leer Artículo Completo