A la luz, los mensajes que Meghan Markle se mandó con su padre y que dinamitaron su relación

Sí, Meghan Markle ha ganado una batalla. Por fin, podrá tener esa vida más tranquila, alejada de ciertas tareas de la corona británica que la ponían en el disparadero. Al menos, eso es lo que ella y el príncipe Harry, que no ha dudado en apoyarla y que no piensa poner en riesgo la seguridad de su esposa y su hijo, piensan.

En medio de esa radiante y sonriente reaparición después de que la reina Isabel II apoyara públicamente este nuevo proyecto de vida, hay un capítulo que puede provocar que se le tense de nuevo el gesto. Este martes, en medio del Megtrix, el ‘Daily Mail’ ha presentado su defensa por la demanda que la propia duquesa de Sussex y su marido interpusieron contra varios medios al considerara que estaban contando mentiras y poniendo en riesgo su vida.

La publicación defiende que, esa carta que publicaron, facilitada por el padre de ella, tan solo pretendía demostrar que la relación no era como la pintaba Meghan y que los amigos de esta que habían hablado en la revista ‘People’ sobre cómo se había producido el deterioro de la relación entre padre e hija, no habían sido del todo fieles a la realidad.

Entre la documentación que aporta el diario al Tribunal Superior de Justicia se encuentran varios mensajes personales que se intercambiaron Meghan y Thomas Markle y que habrían supuesto que la relación saltara por los aires. Un material que, además, podría provocar que Thomas acudiera a los tribunales a declarar en contra de su propia hija.

El ‘Daily Mail’ aporta mensajes de cuatro días clave en los que quedaría claro cómo la relación se dinamita en un periodo de tiempo muy corto. El día 10 de mayo, él escribe a su hija emocionado porque se ha probado los zapatos con los que la llevará al altar, y la conversación termina con un “te amo” a su hija.

Cuatro días más tarde, tras saltar el escándalo de que Thomas podría haber negociado con unos fotógrafos para sacar dinero del enlace de su hija con el príncipe Harry, este la escribe para ofrecerse a dar una disculpa pública con los Sussex y no acudir al enlace para que no se hable más del revuelo causado por este hecho que de los propios novios.

El 15 de mayo, Thomas le envía mensajes informándola de que está hospitalizado por una angina de pecho. Ella contesta pidiéndole que la llame. El es día 16 cuando él le notifica que no podrá asistir a la boda, celebrada tres días más tarde. Se excusa con la intervención a la que acaba de ser sometido y se disculpa en numerosas ocasiones.

Lo siento si mi ataque al corazón es cualquier inconveniente para ti”

Ella le contesta, siempre según la defensa, sin preguntar por cómo se encuentra y echándole en cara que no ha respondido a ninguna de las 20 llamadas que le ha realizado y que él dice no haber recibido… La conversación termina con un mensaje de Thomas: “No he hecho nada para lastimarte, Meghan, ni a nadie más, no sé nada sobre 20 llamadas telefónicas. Lo siento si mi ataque al corazón es cualquier inconveniente para ti”.

Ahí acaba su contacto, hasta que ella le envía esa carta en el mes de agosto de la que se harían públicos ciertos pasajes y por la que, ahora, nos encontramos en medio del lío judicial que se le presenta por delante a Meghan.

Fuente: Leer Artículo Completo